La víctima habría cruzado una frontera invisible.
Foto archivo
19 Feb 2020 06:05 PM

Por homicidio de un desplazado, condenaron a confeso integrante de la banda La Agonía

La víctima habría cruzado una frontera invisible.

Una condena de 18 años y tres meses de prisión, negoció con la justicia, Luis Eduardo Delgado Peña, alias Pato, quien se declaró culpable del asesinato de Jhon Maicol Cañas López, en la comuna 13, Occidente de la capital antioqueña,  en un ataque armado atribuido a la estructura criminal La Agonía.

Lea también: El ELN estaría contratando combos criminales de Medellín para cometer acciones violentas, según las autoridades

De acuerdo con la investigación adelantada por la Fiscalía General de la Nación, la tarde del 23 de diciembre de 2014, dos hombres armados irrumpieron en una vivienda del barrio El Socorro, y dieron muerte a Cañas López, de 25 años de edad, quien momentos antes había llegado al lugar para visitar a su abuela por la época navideña.

Los investigadores establecieron, que meses atrás la víctima tuvo que abandonar la zona por amenazas de muerte de algunos integrantes  de “La Agonía”, en medio de la confrontación que mantiene con otros grupos de delincuencia organizada por las rentas ilícitas.

El procesado Luis Eduardo Delgado Peña, alias Pato, de 39 años de edad, llegó a un acuerdo judicial con un fiscal de la Unidad de Vida y aceptó los cargos formulados por los  delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal, agravado por la coparticipación. La sentencia fue proferida por el Juzgado 15 Penal del Circuito, con funciones de conocimiento.

“La Agonía” es una organización al servicio de la llamada Oficina y es según las autoridades, es la responsable de numerosas muertes violentas en algunos sectores de las Comunas 13, San Javier; 12, La América y en el corregimiento Altavista.

Le puede interesar: Un taxista fue asesinado a puñaladas en el barrio Laureles de Medellín

Esta banda criminal sería la responsable de la masacre de cuatro personas, la noche del sábado 15 de febrero en el barrio Antonio Nariño, donde murieron por múltiples impactos de arma de fuego, el conductor Luis Miguel Gómez Loaiza, de 26 años de edad; Juan Felipe Villa Castaño y José David Cano Ospina. Estos dos últimos desempleados de 28 y 29 años. También pereció Daniela Henao Pareja, de 28 años, dueña de un carrito de comidas, quien no tenía vínculos con organizaciones ilegales.