La Fiscalía ocupó con fines de extinción de dominio millonarios bienes de alias “faraón”, presunto integrante de la llamada “oficina”.
Cortesía
15 Mar 2020 04:11 PM

Fiscalía ocupó con fines de extinción de dominio millonarios bienes de cabecilla de la "oficina"

Diego Alejandro
Escobar Calle
@escobarc30
Wilson Abad Ospina Marín, conocido con los alias de ‘Faraón’ o ‘Desierto’, tenia en su poder lujosas casas y apartamentos

Unidades conjuntas de la Fiscalía General de la Nación y la Dirección  Antinarcóticos de la Policía ocuparon con fines de extinción de dominio a cuatro mil bienes muebles e inmuebles del presunto narcotraficante Wilson Abad Ospina Marín, conocido con los alias de ‘Faraón’ o ‘Desierto’, capturado en septiembre de 2019.

A la lista de bienes ocupados se suman 34 inmuebles entre casas, apartamentos y fincas  ubicadas en los departamentos de Antioquia, Valle del Cauca y Risaralda por un valor aproximado de  7.500 millones de pesos.

Lea también: Bajo protección se encuentra el hombre indiciado de la muerte de la niña Sofía en Caldas, Antioquia

De la misma manera,  las autoridades ocuparon  cuatro mil 357 semovientes, nueve vehículos y una sociedad agrícola a través de la cual se  habrían lavado activos mediante la comercialización de insumos para el campo y la venta de cabezas de ganado

Más información: Hallan sin vida a niña de 14 años desaparecida en Caldas, Antioquia

Se pudo establecer que Wilson Abad Ospina Marín, era considerado por las autoridades como o un ‘narco invisible’, por el constante cambio de sus alias para evadir  la acción de la justicia. En contra de El Faraón existe un pedido de extradición de la Corte del Distrito Este de Texas en Estados Unidos. 

Las labores investigativas evidenciaron cómo Ospina Marín, apoyado por el Clan del Golfo, habría usado rutas en Urabá antioqueño para sacar sustancias hacia Panamá, Costa Rica, México y Guatemala y posteriormente ser  ingresada por la costa este de los Estados Unidos a Nueva York.

Las investigaciones adelantadas por los fiscales de la dirección de extinción del derecho de  dominio revelaron que los bienes afectados aparecían a nombre de Ospina Marín y de su círculo familiar más cercano.

Llamó la atención de la policía judicial el que muchos de los terceros que, a pesar de contar con lujosas propiedades, aparecían como beneficiarios del Sisbén.

Los bienes ocupados fueron dejados a disposición de la Sociedad de Activos Especiales (SAE) para su administración.