Captura del falso popeye por unidades del CTI de la Fiscalía
Foto: Fiscalía
15 Abr 2019 02:27 PM

Un presunto estafador pretendía suplantar la identidad de ex integrante del cartel de Medellín

Diego Alejandro
Escobar Calle
@escobarc30
Un hombre se hizo pasar por alias popeye, ex integrante del cartel de Medellín, para evitar el acoso de sus victimas de estafa.

Un juez de Rionegro, Antioquia, envió a la cárcel a un presunto estafador, quien se hizo pasar, al parecer, por John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, ex jefe del cartel de Medellín para defraudar por redes sociales.

Durante la legalización, imputación y medida de aseguramiento, el togado encontró elementos materiales probatorios y evidencias físicas que comprometen al señor Ariel Fernando Arboleda Beltrán, de 34 años, como presunto responsable de ofrecer y vender  artículos por redes sociales y nunca entregarlas.

Durante las audiencias preliminares, la Fiscalía reveló que las víctimas contactaron a Beltrán  por medio de una red social, a través de este mecanismo realizaron la compra de llantas para camión a muy bajo costo,  por las cuales pagaban cuotas de entre 200 mil y 300 mil pesos.

Lea también: Edificio Babilonia, en riesgo de colapso, se inclinó once centímetros

Los compradores cancelaron la primera cuota para recibir el pedido, pero  los artículos nunca fueron entregados.

Las  víctimas  llamaron a los números telefónicos del supuesto vendedor, pero quien les contestaba se identificaba como un supuesto funcionario del Gaula.

Ante la reiteración de las llamadas de los estafados, Arboleda Beltrán  los habría bloqueado de sus redes sociales para evitarles la comunicación.

Los compradores advirtieron en el sitio web sobre la estafa de la habían sido víctimas, y ante la insistencia  de los comentarios y reclamos, el victimario manifestó ser Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, ex escolta Pablo Escobar Gaviria,  capo del extinto cartel de Medellín. 

El falso  Popeye, al parecer,  les exigió a las víctimas retirar las manifestaciones publicadas en la red social o de lo contrario tendrían que abandonar sus barrios y exponerse a que les arrojara una bomba a sus lugares de residencia.  

Arboleda Beltrán también habría exigido una  indemnización de 230 millones de pesos por los daños ocasionados con las denuncias difundidas en el sitio web, que supuestamente afectaron su buen nombre, o de lo contrario atentaría contra sus vidas. 

El procesado no aceptó los cargos imputados por un Fiscal destacado ante el Gaula por los delitos de estafa agravada y tentativa de extorsión agravada. 

Arboleda Beltrán presenta varias anotaciones por estafa en diferentes ciudades del país.