El autor intelectual del crimen ocurrido en Medellín ya fue sentenciado.
Foto archivo
23 Jul 2019 03:15 PM

Condenan a sicarios de universitaria que no quiso ser novia de un cabecilla

Luz Marina
Arango Bolivar
El autor intelectual del crimen ocurrido en Medellín ya fue sentenciado.

Por la muerte violenta de la estudiante universitaria, Daniela Marín Álvarez, la justicia condenó a 32 años de prisión a dos integrantes del grupo de delincuencia organizada, Los Mondongueros con injerencia en la Comuna 5, Castilla, noroccidente de la capital antioqueña.

La estudiante de segundo semestre de sociología fue asesinada, por no acceder a las pretensiones amorosas de  uno de los cabecillas del combo criminal, identificado, como Jhonatan Castillo Usme, quien ya fue condenado en calidad de autor intelectual del homicidio ocurrido el 22 de junio de 2010.

Lea también: Trabajadora sexual apuñaló a un hombre por el hurto de un celular en Medellín

El reciente fallo recayó sobre, Esteban Castillo Castillo y Estiven Alberto Cano Araque, alias La rata, condenados por homicidio agravado y desplazamiento forzado de la familia de la víctima.

En otra decisión judicial, fueron sentenciados a permanecer 28 años en la cárcel, los dos sicarios que atacaron  a la comerciante, María Alejandra López García, en el barrio Andalucía La Francia de la Comuna 2, Santa Cruz, nororiente de la capital antioqueña.

La víctima, de 30 años de edad y propietaria de un negocio de comidas, recibió varios disparos que le costaron la vida, en un hecho motivado en una venganza por negarse a pagar extorsiones a un grupo de delincuencia organizada.

Le puede interesar: Condenan a ‘Garbanzo’ por muerte de tres geólogos en Yarumal, Antioquia

Como autores del ataque criminal reportado el 2 de enero de 2014, fueron condenados James Guillermo Vergara Montoya, alias El Mono y Daniel Ferney Montoya Trujillo, culpables de los delitos de homicidio agravado, concierto para delinquir, porte ilegal de armas y extorsión agravada.

Los procesados estaban huyendo de las autoridades pero después del asesinato de la señora López García, madre de dos niños, de 4 y 7 años, continuaron con las llamadas extorsivas a su familia, y las amenazas para que abandonaran el barrio, lo que facilitó la captura, señala el fallo judicial.