Nafel Palacios Lozano.
Nafel Palacios Lozano.
Tomado Facebook Nafel Palacios Lozano.
17 Sep 2020 01:10 PM

Capturaron al alcalde de Murindó, Antioquia, por presuntos hechos de corrupción

Johanna
Ramírez Gil
@johannarami
El mandatario será trasladado a Medellín para las audiencias.

El CTI de la Fiscalía capturó al alcalde de Murindó, Nafel Palacios Lozano, investigado como presunto responsable de delitos contra la administración pública. El mandatario del municipio del Urabá antioqueño será trasladado a Medellín, donde será presentado ante un Juez de Control de Garantías para las audiencias de legalización de captura, imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento.

Más información: Capturan a empleada doméstica señalada de hurtar más de $700 millones en Medellín y Envigado

Según las primeras investigaciones, al alcalde de Murindó el imputarían los delitos de peculado por apropiación y celebración indebida de contratos.

Se espera que en el transcurso del día se conozcan detalles de la investigación en contra del mandatario y quién estará a cargo de la administración del municipio mientras avanzan las audiencias.

Lea además: Denuncian la presencia de grupos armados en el sector de Matecaña en Tarazá, Antioquia

Este medio se comunicación con la Secretaría General y de Gobierno de Murindó para conocer sobre la situación del alcalde, pero respondieron que esa información no la suministraban por teléfono.

Otras capturas en Antioquia

Hace un mes,  las autoridades capturaron a los secretarios de Gobierno y de Salud, así como al jefe de la Oficina Jurídica de Abejorral, Antioquia. La investigación está relacionada con presuntas  irregularidades en la celebración de un contrato por cerca de 267 millones de pesos  para la compra de paquetes alimentarios, implementos de aseo y productos de bioseguridad para población vulnerable durante la pandemia.

Según la denuncia, la administración municipal habría pagado hasta 100.000 pesos por unos jabones especiales y 8.000 pesos por una bolsa de leche deslactosada. Por este caso, la Contraloría abrió un proceso de responsabilidad fiscal contra el municipio para establecer si hubo o no un detrimento por 81 millones de pesos. Los funcionarios renunciaron a sus cargos para afrontar el proceso penal.