lecheros
COLPRENSA
16 Mayo 2022 02:40 PM

800.000 litros de leche dejó de recibir Colanta durante acciones armadas del 'Clan del Golfo' en Antioquia

Melissa
Álvarez Correa
@Melissalvarez3
Esto representó pérdidas por 1.200 millones de pesos, afirmó el gerente de la empresa.

Durante las acciones armadas del Clan del Golfo, 800.000 litros de leche tuvieron que ser botados por los productores, ante la imposibilidad de que los carros recolectores pudieran llegara hasta las fincas.

Así lo confirmó Sergio González Villa, gerente de la Cooperativa Colanta, que indicó que esto representa pérdidas por 1.200 millones de pesos. "El balance del paro armado para nosotros fue que un poco de leche, que no pudimos recaudar, en un fin de semana, entre viernes, sábado y domingo y que esa leche la tuvieron que botar en la finca, porque simplemente nosotros no pudimos y ellos tampoco pudieron entregarlo, ni traerla a la planta. En esos tres días, más o menos, dejamos de recibir 800.000 litros de leche, entonces eso quién lo pierde, lo pierde la cooperativa", indicó el gerente González. 

Le puede interesar: "Era la alegría de la casa": tío del niño de 4 años que murió al caerle una roca en Don Matías, Antioquia

A su vez, agregó que los productores se llenaron de miedo durante este período de tiempo, que aunque se registró por cinco días en Antioquia y otros departamentos, se acrecentó en los días viernes, sábado y domingo. De hecho, la empresa Colanta tuvo daños en uno de sus vehículos. 

"Algunos carros fueron vandalizados en la zona del Norte y en otras zonas del país, a nosotros un carro nos fue vandalizado en la zona Caribe, entonces, la gente se murió de miedo. La gente con miedo mejor prefiere quedarse en su casa, encerrados, simplemente mejor toma la decisión de tener que botar su lechita", agregó el gerente.

También lea: Líder indígena y docente fue asesinado después de jugar fútbol en Dabeiba, Antioquia

El gerente agregó que por la situación de seguridad por esos días, a inicios de mayo, acompañaron las caravanas con las Fuerzas Militares y de policía para recorrer las vías antioqueñas con amenazas.