Sor Teresa Gómez, cuñada de los Castaño, compareció ante la JEP en Medellín
Sor Teresa Gómez, cuñada de los Castaño, compareció ante la JEP en Medellín
Cortesía
8 Oct 2022 06:15 AM

Sor Teresa Gómez, cuñada de los Castaño, compareció ante la JEP en Medellín

Melissa
Álvarez Correa
@Melissalvarez3
La desmovilizada solicitó someterse a la Jurisdicción Especial para la Paz, en abril de 2019.

Sor Teresa Gómez, desmovilizada del Bloque Elmer Cárdenas de las Autodefensas Unidas de Colombia, compareció durante jueves y viernes ante la JEP, como testigo del caso 04, que indaga sobre la situación territorial de la región del Urabá, tanto en Antioquia como en Chocó. 

Gómez fue llamada para aportar información relevante sobre el conflicto armado en la región de Urabá y el accionar paramilitar en esa zona. El despacho consideró clave su testimonio, por estar involucrada en la legalización del despojo de tierras y desplazamiento forzado en la región de Urabá a través de Funpazcor, delito por el cual cumple en la actualidad dos condenas. 

Le puede interesar: Personería abre investigación disciplinaria en contra de tres funcionarios del Hospital General de Medellín

Sor Teresa Gómez, cuñada de los comandantes paramilitares Castaño Gil, solicitó someterse a la Jurisdicción Especial para la Paz en abril de 2019. De acuerdo con la JEP, este trámite aún no se ha resuelto y se encuentra en estudio por parte de la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas. 

La diligencia se realizó de manera virtual y fue de carácter reservado desde la cárcel El Pedregal, en Medellín.  Cabe recordar que en el caso 04, la Sala de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas de la JEP acreditó a 69 comunidades indígenas como víctimas, de los municipios de Riosucio, Carmen del Darién, Unguía, Acandí en el Chocó; y Chigorodó, Carepa, Mutatá, Turbo, Apartadó y Dabeiba, en Antioquia. 

Además lea: Hallaron un cadáver metido dentro de un costal en pleno centro de Medellín

En total, acreditó alrededor de 11.762 personas, de esas comunidades, que relataron a la JEP haber sido víctimas del conflicto armado de múltiples violaciones a los derechos humanos, a través de asesinatos, intimidaciones y hostilidades a las comunidades, además de que en otros territorios reportaron coacciones que provocaron desplazamientos forzados y que tuvieron un fuerte impacto en sus formas de autogobierno y procesos organizativos.