Esta mujer hace parte de los 20 jóvenes becados que se graduaron en la Universidad EAFIT.  
Cortesía
18 Ago 2022 04:23 PM

Angie cumplió su sueño de ser tripulante de vuelo tras ser empleada doméstica en Medellín

Guillermo León
Ospina Muñoz
@guillermotulus
Esta mujer hace parte de los 20 jóvenes becados que se graduaron en la Universidad EAFIT.  

A sus 25 años Angie Patricia Cometa, una caleña del corregimiento de San Antonio de Jamundí (Valle), pasó de trabajar en labores de limpieza en la casa de un piloto en ese mismo municipio, a convertirse en auxiliar de servicio a bordo de la aerolínea Viva. 

Lea también: Dos menores de edad resultaron lesionados con arma traumática en un intento de hurto en Buenos Aires

Para Cortes, este sueño era simplemente inalcanzable, sin embargo, un día el propio piloto, quien para entonces era su jefe, le dijo que la Fundación Viva lanzaría una convocatoria para convertirse, en tan sólo 6 meses, en tripulante de cabina, incentivándola para que se inscribiera. 

La mujer hace parte de las 20 personas de los departamentos de Antioquia, Valle del Cauca, Chocó y Bolívar que tienen hoy la oportunidad de convertirse en tripulantes de cabina de la aerolínea Viva, por el proyecto Viva sin Límites, en el que se unieron la aerolínea Viva junto a su fundación y la Corporación Educativa Indoamericana. 

En una ceremonia que se llevará a cabo esta tarde en la Universidad EAFIT se graduarán. Los 20 elegidos, quienes fueron escogidos entre 50 aspirantes luego de un proceso de selección, completaron su formación en la Escuela de Aviación Indoamericana para convertirse en tripulantes de cabina, lo cual les permite hoy engancharse directamente con la aerolínea, después de superar barreras sociales y económicas.    

En la selección se tuvo en cuenta aspectos como ser madre cabeza de familia, no haber salido de su entorno y no contar con las condiciones económicas óptimas para realizar estudios de educación superior; pero sobre todo, las ganas de superación. 

Le puede interesar: Buscan manipular al “mono” en laboratorio de Medellín

Joselyn Zárate, rector de Indoamericana, comentó que esta es una gran oportunidad para los seleccionados quienes como estudiantes realizan una inmersión completa en el mundo de la aviación. El grupo tuvo que trabajar en doble jornada, con instructores muy exigentes, con clases de natación, supervivencia, primeros auxilios, simulador de cabina, procedimientos, equipos de emergencia, derecho aeronáutico, evacuación en tierra y agua, entre otros.