Medio San Juan, Chocó
Medio San Juan, Chocó
Archivo RCN Radio.
14 Abr 2020 11:40 AM

Solo 40 tapabocas para 521 familias hay en la comunidad San Miguel de Medio San Juan en Chocó

Maira
Arbeláez Camaño
@maiarbe
Denuncian que no tienen médicos ni centros de salud para atender a la población ante posibles casos de coronavirus.

En la comunidad de San Miguel, ubicada en zona rural de Medio San Juan en Chocó, hay 40 tapabocas para 521 familias, representadas en cerca de mil personas. Denuncian que no tienen médicos ni centros de salud para atender a sus habitantes ante posibles casos de coronavirus.

El presidente del Consejo Comunitario de San Miguel, Jhon Harold López, aseguró que con una auxiliar de enfermería, que no hace presencia constante en la zona, han sobrellevado la pandemia. Para poder abastecerse de alimentos, deben hacer largos recorridos hasta Istmina y Andagoya.

Lea también: Registraduría sigue encontrando inconsistencias en cédulas de beneficiados por el Gobierno

Entre tanto, insistió además de los tapabocas, solo recibieron una caja de guantes y 40 unidades de gel antibacterial. Por esta razón, piden ayudas del Gobierno Nacional para superar esta crisis de salud y alimentaria.

"Puesto de salud no tenemos y humanamente tampoco médicos, nos ayuda una auxiliar de enfermería. Esta comunidad se compone por 521 familias, solo nos trajeron una caja de guantes y 40 tapabocas".

Primer caso de la COVID-19

En Quibdó-Chocó, las autoridades de salud confirmaron el primer caso positivo con coronavirus. Se trata de una profesional de la salud de 47 años, quien bajo condiciones estables se recupera en su vivienda.

Fuera de las preocupaciones asociadas a las precarias condiciones de la red hospitalaria, a las autoridades sanitarias se les suma otro factor de riesgo, y es que la mujer es profesional de la salud y tuvo contacto con varios usuarios antes de que se le realizaran los análisis. 

Le puede interesar: Sabaneta “cerrará fronteras” para evitar propagación del coronavirus​​​​​​​

El secretario de Salud, Carlos Tirso Murillo, aseguró que una vez se confirmó el caso, comenzó el rastreo de quienes pudieron interactuar con la mujer. Los familiares están en aislamiento preventivo.

En ese departamento escasean las pruebas para confirmar o descartar casos de la COVID-19 y las 27 camas de cuidados intensivos pertenecen a hospitales privados.