Ana del Castillo, cantante de vallenato
Ana del Castillo, cantante de vallenato.
Instagram @anadelcastilloj
30 Mar 2021 11:46 AM

La dramática historia de Ana del Castillo: vivió en la calle y su mamá la ‘echó’

María Camila
Torres Cepeda
@kamitorrs
Su ángel fue el reconocido compositor y acordeonero Rolando Ochoa.

La cantante Ana del Castillo concedió una entrevista para el programa Yo José Gabriel, del Canal RCN, donde se sinceró sobre su vida cuando niña y, en medio de llanto, se refirió a un duro episodio que vivió cuando tuvo que irse de la casa a dos meses de cumplir 15 años.

Esta mujer, que ha sido centro de varias polémicas a raíz de escándalos en los que se ha visto envuelta, vivió una niñez muy dramática que quizás pocos conocen y que conmovió a los televidentes y hasta el mismo José Gabriel.

Contó que todo se vino abajo cuando su papá Manuel del Castillo, un médico cirujano de Valledupar y su mamá Rosa Elena Jiménez, una educadora y psicóloga, se separaron cuando ella tenía 12 años y ya hacía pinitos en la música pues había sido preseleccionada en el Factor XS para presentarse en Bogotá.

Lea también: Edgardo Román y su lucha contra el cáncer en medio de la pandemia

“Pero no estaba pasando un buen momento con mi familia, mis papás se separaron y mi mamá me acompañó, pero fue forzoso, porque ella no quería que fuera cantante”, relató.

Dijo que su mamá no pudo con el dolor de separarse y al confrontar la situación terminó por decirle a Ana que se fuera de la casa si su propósito era la música, por lo que ella apenas con 14 años se fue de su hogar a emprender una vida sola a tan temprana edad.

“Fue una situación complicada en el colegio, mi mamá venía con la separación, le afectó demasiado y no quería saber de nada, me dijo: ‘si vas a estudiar y cantar, prefiero que te vayas’. Ella no aceptó que yo me quedara, pero en la casa estábamos pasando una situación difícil, no había dinero, las cosas del colegio, y pues…”, contó la artista mientras sus ojos se llenaron de lágrimas y cayeron por su rostro al recordarlo.

Es ahí cuando esa niña viaja a Bogotá y al preguntarle José Gabriel ¿quién la recibe? Ella respondió: “me recibe la calle”. “(vivir en la calle) Es muy complicado, porque al comienzo no recibí apoyo, luego ya comencé siendo corista antes de ser cantante, yo dormía en el suelo, pero como en una estera en un lugar de pensionados. A veces me sacaban del pensionado porque debía dos hasta tres meses”, afirmó.

Luego comienza a hacer amistades y la reciben algunas amigas en sus casas. “Pero después de tres días ya uno no huele bien en casa ajena”, expresó con sus ojos llorosos.

Vea también: Sara Sofía cumple hoy dos años en medio de un incierto paradero

Sobre su papá, también hay un fuerte dolor, pues indicó que a su papá, a quien le gusta la música y cantaba ópera y baladas, le dio cáncer en la laringe y ahora ya no puede hablar. “Él se comunica con un aparato electrónico”.

Su héroe fue el compositor y productor Rolando Ochoa, quien se enamoró de su voz y la invitó a hacer parte de un homenaje que le haría a su padre Calixto Ochoa, en el que participaron reconocidos artistas del género como Silvestre Dangond y Jean Carlos Centeno.

“Rolando fue aun ángel para mí, nadie me conocía y a él me lo encontré en la iglesia y me dijo ‘tu cantas muy bonito, vamos a ver si llegas al estudio y cantas una canción’ y después me llamó y me dijo ‘fuiste seleccionada para cantar esa canción’, fue un escalón más en mi carrera”, agregó.

Sobre su mamá dice que solo espera que se sienta orgullosa de quien ahora es ella, y que ahora su madre es la mujer que la crió y quien es la madre de su mejor amiga.

Fuente
Sistema Integrado Digital