Migrantes represados en Necoclí, Antioquia.
Migrantes represados en Necoclí, Antioquia.
Cortesía: Alcaldía de Necoclí.
29 Sep 2021 06:12 AM

Un haitiano habría asesinado a otro en una riña en Necoclí, Antioquia

Johanna
Ramírez Gil
@johannarami
Algunos extranjeros han tenido discusiones por los cupos en las lanchas que son limitados.

Un equipo especial de la Policía Urabá adelanta las investigaciones por el asesinato de un haitiano, de 42 años, en Necoclí, Antioquia. Según las primeras versiones, el extranjero sostuvo una riña con otro haitiano, quien lo habría herido con arma blanca.

Con este homicidio, se agudiza la tensión en el municipio, donde se estima que cerca de 15.000 extranjeros están represados. 

Más información: Presunto ladrón se enfrentó a disparos con la policía y fue lesionado en Bello

El comandante encargado de la Policía Urabá, coronel Andrés Rodríguez Salcedo, aseguró que el haitiano fue remitido a un hospital del vecino municipio de Apartadó, donde falleció por la gravedad de las heridas. 

"Informamos el deceso del ciudadano haitiano de 42 años, quien resultó lesionado con arma cortopunzante en una riña, al parecer, con otra persona de su misma nacionalidad en Necoclí. Posteriormente, esa persona fue remitida a un centro asistencial de Apartadó. Pese a los esfuerzos de los médicos, el ciudadano falleció. El Comando ha dispuesto de un equipo de Investigación Criminal y de Inteligencia, junto a la Fiscalía, para identificar al responsable", señaló.

Lea además: Cuatro heridos y daños en una estación del Metroplús tras las marchas en Medellín

Aunque todavía se investigan las causas de la pelea, sí han ocurrido discusiones entre los migrantes porque hay reventa de tiquetes de las lanchas, algunos compran cupos para otras personas o no respetan las filas en las empresas de transporte marítimo.

Cada día, llegan unos 1.500 migrantes a Necoclí, pero solo pueden salir 500 en las lanchas porque Panamá limitó a ese número el tránsito de extranjeros por su territorio.

La mayoría son haitianos que salieron de su país hace más de 10 años por el terremoto y han vivido mucho tiempo en Suramérica, como en Chile y Brasil. Sin embargo, ahora buscan llegar a los Estados Unidos para tener un mejor futuro.