Acto simbólico en Caicedo, Antioquia.
Acto simbólico en Caicedo, Antioquia.
Cortesía: Comisión de la Verdad.
7 Ago 2021 03:31 PM

ExFarc reconoció responsabilidad en homicidio de Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverry en Antioquia

Maira
Arbeláez Camaño
@maiarbe
El acto simbólico se realizó en Caicedo, municipio de la NoViolencia en el departamento.

En un sentido acto simbólico, que tuvo lugar en Caicedo, Occidente de Antioquia, exintegrantes de las extintas Farc, reconocieron su responsabilidad en el secuestro y posterior asesinato del exgobernador Guillermo Gaviria y su asesor de Paz, Gilberto Echeverry.

A cinco kilómetros de Caicedo, en el puente Vaho, donde hoy se levantó un monumento en su honor, los exguerrilleros del frente 34 de las exFarc en abril de 2002, los secuestraron.

Hoy, los familiares de los dos dirigentes políticos, integrantes del entonces gabinete, seguidores del movimiento de la NoViolencia y campesinos participaron del acto simbólico.

Desde Caicedo, Irene Gaviria, hermana de Guillermo Gaviria, aseguró que "este es el primer paso para poder sellar un proceso tan doloroso, conflictivo y tan barbárico que hemos tenido”. 

Lea también: ¡Qué pillada! 13 personas fueron sorprendidas explotando el medio ambiente de manera ilegal en Antioquia

Por otra parte, el exintegrante de las Farc, Rodrigo Londoño, dijo que “expresamos también nuestro reconocimiento y la esperanza de que algún día se nos perdone por semejante acto tan atroz que se cometió”.

El gobernador de Antioquia, Luis Fernando Suárez, ​​destacó que “la marcha no ha terminado, nuestra meta aún está lejana. Por eso hemos dicho que el diálogo continúa porque preferimos la fuerza de los argumentos. Reconozco el valor de los excombatientes de Farc”.

Le puede interesar: Más de 5.000 unidades de licor falsificado fueron incautadas en el centro de Medellín

“Aquí está el espíritu de Guillermo Gaviria, rogando por la paz del país, por la justicia y seguramente celebrando que la marcha continúe para buscar el camino de la no violencia”.

Según la Comisión de la Verdad, estos asesinatos impactaron profundamente la democracia y la institucionalidad del país, y lesionaron de forma irreversible las movilizaciones por la paz y la NoViolencia en Antioquia, que estaban en su etapa de mayor florecimiento.