Grietas en el sector Camilo C-Fredonia-Amagá, Antioquia.
Grietas en el sector Camilo C-Fredonia-Amagá, Antioquia.
Cortesía: Alcaldía de Venecia.
3 Abr 2022 03:09 PM

El invierno causa varias "trampas" en las vías de 12 municipios antioqueños

Maira
Arbeláez Camaño
@maiarbe
El sector Camilo C-Fredonia-Amagá tiene alerta de hundimiento.

Las vías que comunican a Medellín con el Suroeste de Antioquia han reportado graves grietas, en su mayoría por las lluvias de la última semana en esa región.

Esta situación ha ocasionado un hundimiento en el sector Camilo C-Fredonia-Amagá, carretera que facilita la movilidad a doce municipios de esa subregión.

El alcalde de Venecia, Óscar Sánchez, confirmó que las grietas siguen empeorando, tanto que su municipio y Fredonia se podrían quedar sin vía de acceso. Otras diez localidades, entre ellas, Amagá y Titiribí, se quedarían sin una ruta alerta para comunicarse con el resto del departamento.

Los alcaldes piden soluciones a la Gobernación de Antioquia, pues temen por una emergencia grave no solo por quedarse sin vía, sino por la seguridad de los viajeros que la transitan.

Lea también: [Video] Dos policías se vistieron de médicos y atendieron un parto

En una carta remitida al departamento de Gestión del Riesgo de Antioquia (Dagran), el alcalde de Venecia, Óscar Sánchez, expuso que “quedarse sin vía generaría una grave afectación económica y social” que afectaría a las familias cafeteras del Suroeste del departamento.

¿Antioquia en riesgo?

Por las fuertes lluvias que persisten en Antioquia, los 125 municipios del departamento están en riesgo de derrumbes e inundaciones. Más de 6.000 personas están damnificadas tras las distintas emergencias, en su mayoría por crecientes súbitas y deslizamientos en zonas de alta pendiente.

El director del Departamento de Gestión del Riesgo de Antioquia (Dagran), Jaime Gómez Zapata, confirmó que las subregiones más vulnerables son el Oriente, Suroeste y Bajo Cauca, por altos niveles en los caudales de ríos y quebradas.

Luego de la afectación por las lluvias de al menos 50 grupos familiares -unas 300 personas- en el municipio de Caldas, sur del valle de Aburrá, se decretó la calamidad pública durante un periodo de dos meses.