homicidios, balas, disparos
Foto de referencia
Foto Archivo
24 Ene 2021 10:14 AM

Asesinan a un excombatiente de las FARC en Antioquia

Ana María
Londoño Ortiz
@anamalortiz
Este es el segundo homicidio de un firmante de paz en el departamento este año.

Cuando se movilizaba entre los municipios de Toledo y San Andrés de Cuerquia, un excombatiente de las FARC identificado como Juan Carlos Correa, fue interceptado por dos hombres que se transportaban en una camioneta, lo secuestraron y posteriormente lo asesinaron. 
 
Según la información suministrada por las autoridades al momento del ataque, Correa estaba en compañía de otra persona que logró escapar por una zona boscosa de este sector del norte del departamento. 
 
Este sería el quinto asesinato de un excombatiente de las Farc en Colombia este año y el segundo en Antioquia. Por ahora se desconoce si el crimen está relacionado con la pertenencia de este hombre  al ahora partido político. 

Lea también: Más de 1.700 nuevos casos y 44 fallecidos en Antioquia por Covid-19
 
El primero de enero, en zona rural de Briceño, también en el norte del departamento, un hombre atacó en repetidas oportunidades a Yolanda Zabala Mazo, una exguerrillera que estaba en compañía de su hermana Reina Zabala de 17 años. Pese a que fueron trasladadas a un centro asistencial de la localidad, las mujeres perdieron la vida por la gravedad de las heridas. 
 
En ese momento, la gobernación de Antioquia ofreció una recompensa de hasta 50 millones de pesos por información que permita esclarecer el homicidio de las dos jóvenes. 

Se espera que un pronunciamiento por parte de los integrantes del partido FARC que se están reuniendo de manera semipresencial en la segunda Asamblea extraordinaria. Dentro de los temas a tratar en la agenda está la situación de orden público que afecta a quienes se acogieron al acuerdo de paz. 

Lea también: Declaran calamidad pública en Medio Baudó por desbordamiento del río Berreberre
 
En el caso específico de Antioquia, además de estos dos asesinatos, los constantes ataques y amenazas contra los exguerrilleros que permanecían en el ETCR de Ituango, debieron ser trasladados hasta Mutatá.