Cementerio en Brasil
Cementerio en Brasil
AFP
3 Abr 2020 07:08 AM

Las impactantes imágenes de un cementerio de Brasil preparado para recibir las víctimas del COVID-19

Yurby
Calderón
@Yur_cald
El número de fallecidos en ese país llegó a 299, con 7.910 casos confirmados.

La curva de casos del coronavirus aún está a semanas de su ápice en Brasil, pero su letalidad y la demora en los diagnósticos ya ponen bajo presión al mayor cementerio de Sao Paulo y de América Latina, con entierros exprés y velorios sin abrazos.

"Aquí enterramos unas 45 personas por día, pero en la última semana son de 12 a 15 más. Es mucho peor de lo que vemos en las noticias, esto es grave", dijo a la AFP un sepulturero que, en un lote del Vila Formosa I, cavaba fosas en fila para ser utilizadas al día siguiente.

Le puede interesar: Después de preparar el funeral de su madre se entera que estaba viva

Previendo el aumento de la demanda, la alcaldía contrató una empresa para reforzar con 220 empleados temporales los 22 cementerios de la red municipal, que por lo demás se vio obligada a recortar en 60% su plantilla de 257 sepultureros por pertenecer a grupos de riesgo.  

El Vila Formosa I, en la periferia de Sao Paulo, se extiende de forma interminable ante la vista. Se estima que en sus 750.000 m2 reposan los restos de 1,5 millones de personas.

Una parte está cubierta de mala hierba, otra dividida en lotes de tierra roja. De un extremo a otro, avanza un muro repleto de osarios con un sinfín de nombres y fechas.

La tarde del 31 de marzo, los cajones se sucedían con tal rapidez que los sepultureros tuvieron que pedir unos minutos para terminar con un entierro antes de comenzar el siguiente.

Bajo un sol fuerte y un cielo limpio, cuatro inhumaciones se llevaron a cabo en media hora en un único lote: tres casos sospechosos de covid-19 y uno confirmado.

Lea también: Antioquia entregará 250 mil botellas de alcohol antiséptIco a varias entidades

"Mi abuela estaba con los síntomas y se realizó el examen, pero el resultado demorará otras dos semanas", dijo Ricardo Santos, que veló rápidamente y con pocos familiares a Regina Almeida, de 92 años, en un féretro cerrado en uno de los tres toldos de tela verde dispuestos fuera de la capilla del cementerio, en un intento de seguir las recomendaciones sanitarias.

Sao Paulo, epicentro de la pandemia en Brasil, totaliza más de 150 de los 241 muertos por coronavirus en el país desde que se registró el primer contagio en febrero. Pero la demora del diagnóstico desfasa la cifra. La Secretaría de Salud contabiliza 201 exámenes de fallecidos a la espera de resultado.

Fuente
AFP