Veterinario (Imagen referencial)
Veterinario (Imagen referencial)
Ingimage
10 Oct 2021 01:47 PM

Condenado un veterinario que abusaba sexualmente de perros

Juan Camilo
Franco Perdomo
@JuanCamFranco
El sujeto aparte de dar charlas sobre bestialidad en Internet, compartía imágenes de pornografía infantil.

A más de 21 años de prisión ha sido condenado un veterinario que abusaba sexualmente de perros y se grababa. Adicionalmente el sujeto recopilaba pornografía infantil en la red. El hombre, identificado como Prentiss K. Madden, tenía licencia profesional y tenía su consultorio en Aventura, sureste de Florida, Estados Unidos.

Según informó la Fiscalía, Madden fue hallado culpable de producir video de el mismo “involucrado en actividades sexuales con perros, y compartirlos con otros a través de chats”. El ministerio publico detalló en un comunicado que el sujeto “se grabó a sí mismo abusando sexualmente de perros y compartió los videos de bestialidad en línea”.

Según se conoce por la información oficial, el veterinario solía guardar estos videos "de bestialidad, así como charlas sobre bestialidad", en sus teléfonos celulares.

Como si esto fuera poco, la Fiscalía indicó que este hombre también es culpable de acceder a una cuenta de Dropbox que contiene imágenes de pornografía infantil, recibir fotografías y videos de pornografía infantil a través de los chats de las redes sociales y de hablar sobre el abuso sexual infantil durante los chats.

Con estos hechos, el juez sentenció al veterinario a 272 meses de cárcel, contemplando igualmente el almacenamiento de miles de imágenes de pornografía infantil en su cuenta de Dropbox y teléfonos celulares.

Cabe mencionar que el 2 de julio de este año, Madden ya se había declarado culpable de tres cargos de recepción de pornografía infantil, uno de posesión de pornografía infantil y otro de creación de un video con abusos de animales. Éste último cargo está basado en un estatuto federal que castiga los actos de tortura animal, incluida la bestialidad.

La Fiscalía agregó que este caso fue presentado como parte del proyecto Niñez Segura, una iniciativa que tiene como objetivo combatir la explotación sexual y abuso infantil, que viene creciendo como una epidemia.

Esta  iniciativa, que reúne recursos federales, estatales y locales fue lanzada en 2006 por el Departamento de Justicia para "ubicar, detener y enjuiciar mejor a las personas que explotan a los niños a través de Internet, así como para identificar y víctimas de rescate".