Freddie Mercury y Lady Di
AFP
21 Jul 2020 12:05 PM

La noche descontrolada que vivieron Freddie Mercury y Lady Di

Daniel Felipe
Mejía
@DFelipeMejia
Ambas celebridades sostuvieron una estrecha amistad.

Freddie Mercury y Lady Di fueron dos de las celebridades internacionales más conocidas de la industria durante mucho tiempo. Ambos marcaron una huella importante en la historia y sus muertes dejaron un sinsabor en millones de personas que los seguían de cerca.

Recientemente, salió a la luz un detalle poco conocido del vocalista de Queen, y una historia que estaba relacionada con la estrecha amistad que sostenía con la Princesa Diana de Gales. Aunque se popularizaron algunas amistades de la joven con artistas de la música como George Michael y Elton John, su cercanía con Mercury llamó la atención del público.

De acuerdo con información que se ha mostrado en medios internacionales, Lady Di, además de desafiar los cánones de la realeza británica con sus comportamientos, también solía escaparse y disfrutar de algunos momentos a escondidas con Freddie en la época de los 80.

Lea además: Nicki Minaj anunció su primer embarazo con estas fotos

En 1988, una noche Diana se encontraba con Freddie en la casa de Kenny Everett, junto a Cleo Rocos. En medio del encuentro, la princesa le preguntó a su amigo qué planes tenía para esa velada y él le respondió que iría al Royal Vauxhall Tavern, famoso bar gay de Londres.

Para sorpresa del artista y sus compañías, Lady Di le insistió que quería ir con ellos a este club nocturno, y aunque ellos intentaron detenerla y opacar sus ganas de fiesta por ser la mujer más famosa de aquel momento, nada le quitó el impulso y Freddie la apoyó diciendo: “Dejen que la chica se divierta un poco, vamos”.

Le puede interesar: Brian May, de Queen, y la historia de la guitarra especial que creó con su padre

Con 27 años, para aquel entonces Diana de Gales era uno de los personajes más famosos del mundo y su nombre aparecía en gran parte de los medios, por lo que Freddie no podía escaparse con ella de una forma casual. El músico se las ingenió y la disfrazó como hombre, con una chaqueta camuflada, una gorra de cuero, sus lentes oscuros y el cabello recogido, y así pasar desapercibida ante los ojos de los asistentes.

Aquella noche fuera de control, Lady Di pudo disfrutar de locuras en compañía de Freddie y sus amigos, quienes eran el centro de atención de aquel bar. Sin embargo, esta no fue la única ocasión en la que la Princesa Diana logró escaparse y pasar en el anonimato en estas fiestas.