Indignación por público en palcos
Colprensa
11 Oct 2020 09:30 AM

A pesar de prohibición, si hubo asistentes en el juego de la Selección Colombia

Nixon
Carvajal Rincón
@nixonucarvajalr
Particulares invitados por la Federación de Fútbol entraron al estadio para presenciar el encuentro de la Selección

Un hecho que deja mal parada a la dirigencia de fútbol nacional se originó en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez, en el marco del juego  entre la Selección Colombia y Venezuela, por cuenta de la presencia de un grupo de personas en uno de los palcos,  a pesar de la prohibición vigente de ingreso de público al escenario, por las medidas derivadas de la coyuntura sanitaria.

Según se estableció, aproximadamente diez personas invitadas por parte de la FCF, tuvieron acceso 'exclusivo' al estadio, así como a un recorrido por la sede de la Federación en el sector de Alameda del Río.

Otros 20 aficionados aproximadamente, de forma inexplicable y sin ningún inconveniente, también entraron al estadio de la Ciudadela 20 de Julio, para apreciar las acciones en las que el combinado patrio derrotó a su rival de turno. 

Lea aquí: Un adolescente de 17 años sería el responsable de atroz crimen de Marlon Andrés en Medellín

Se pudo establecer que la mayoría de los asistentes eran influenciadores y personal vinculado a las redes sociales

El hecho registrado ha generado la indignación de diversos sectores en el país, por cuenta de la violación del dispositivo de seguridad, que de acuerdo a las disposiciones del Ministerio de Salud, estaba coordinado para evitar el ingreso de aficionados, como forma de prevención contra el COVID-19.

El presidente de la Asociación Colombiana de Redactores Deportivos,  en el Atlántico, Estéwil Quesada, denunció en su cuenta de Twitter la grave irregularidad.

El periodista trinó:

Lea además: Judicializan a banda que hurtaba a clientes de bancos en cuatro departamentos

 

El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo Heins, fue enfático al asegurar que al estadio solo podían ingresar las personas autorizadas por la Federación Colombiana de Fútbol,  las cuales se supone, debían ser las que estaban directamente relacionadas con el desarrollo y organización del evento deportivo, no obstante lo que no se esperaba es el acceso 'privilegiado' que tuvieron algunos particulares.

Por el momento no se conoce una respuesta de la Federación Colombiana de Fútbol a la violación de la orden que impedía el ingreso de personas en el estadio.