Así fue la entrega del primer cuerpo identificado en el cementerio Las Mercedes.
Así fue la entrega del primer cuerpo identificado en el cementerio Las Mercedes.
Cortesía: JEP.
8 Nov 2020 09:51 AM

Niño de 13 años, entre los cuerpos que la JEP entregará a la familia en Dabeiba

Johanna
Ramírez Gil
@johannarami
Los cuerpos de las personas halladas habrían sido víctimas de ejecuciones extrajudiciales.

Después de 20 años de incertidumbre, la familia de Jorge Eliézer Manco, un niño de 13 años, recibirá sus restos mortales. El menor fue sacado por la fuerza de su casa, junto a su hermano y su padre, en zona rural de Dabeiba, Occidente antioqueño, en el año 2000 y nunca más se supo de su paradero hasta el día de hoy.

Este es uno de los cuatro restos que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) entregará el martes a sus seres queridos, tras las exhumaciones en el cementerio Las Mercedes del municipio y la plena identificación.

Lea también: Presunto fletero encontró la muerte al chocar con un bus en Medellín

El concejal de Dabeiba, Rafael Nevardo, sobrino de Jorge, aseguró que recibir el cuerpo luego de tanto tiempo les da un poco de tranquilidad a sus seres queridos. Sin embargo, pidió que se haga justicia por este caso y por su abuelo y su otro tío, quienes continúan desaparecidos.

"Hay un cierto grado de felicidad al saber que vamos a darle cristiana sepultura. Por otro lado, nos lleva a esa época en las que había condiciones inhumanas (...). Del padre, tenemos información que habría sido arrojado al río y el otro muchacho, posiblemente, esté también en el cementerio", indicó.

Más información: Encuentran en bolsas de basura objetos de Star Wars que valen medio millón de dólares

Otra de las víctimas es Albeiro Úsuga Uribe, un joven de 19 años, quien se quedó cuidando el ganado y la finca en la vereda Llano Grande de Dabeiba, tras el desplazamiento de toda su familia a Medellín. Una noche de 1997, al parecer, el Ejército se lo llevó.

Su hermano, Efrén Úsuga, lamentó que el Estado no haya protegido a los campesinos, pero siente paz al saber que su madre de más de 70 años tendrá el cuerpo de su hijo.

"Es una satisfacción porque, por fin, le vamos a dar cristiana sepultura. Solo uno como familia sabe del dolor de tener un hermano que no ha regresado a la casa  y que sigue esperando. Para nosotros es muy triste porque uno confía en el Estado y, en esa época, no veló por el campesino ni el pueblo (...). Para mí, esto es un falso positivo", señaló.

En una ceremonia en el parque principal de Dabeiba, se entregarán los cuerpos  de quienes serían víctimas de ejecuciones extrajudiciales.