Los detenidos habrían participado en varios homicidios.
Cortesía Fiscalía General de la Nación
20 Mayo 2020 03:30 PM

Cinco presuntos coordinadores de bandas criminales de Bello fueron enviados a prisión

Guillermo León
Ospina Muñoz
@guillermotulus
Los detenidos habrían participado en varios homicidios.

En Bello, donde este año han sido asesinadas 57 personas, un juez aseguró en la cárcel a cinco presuntos coordinadores de las estructuras criminales El Mesa, Niquía Camacol y Pachelly, responsables al parecer, de muchos de esos homicidios, en una confrontación armada por las rentas ilícitas.

Lea también: Revocan libertad de presunto integrante de red de explotación sexual de menores en Medellín

La medida de aseguramiento recayó sobre Cristian Camilo García Ospina, alias Tigo y Luis Santiago Orozco Cardona, a quienes les fueron incautados una pistola una pistola con 22 cartuchos y 2.5 kilos de cocaína. Ambos harían parte del ala sicarial y financiera del Grupo Delincuencial Organizado (GDO) Niquía Camacol.

También fueron asegurados Anderson Monsalve López, alias Anderson y Carlos Arturo López Atehortúa, alias el Rosado. Este último sería el encargado del cobro de extorsiones a los comerciantes de la Plaza de Mercado, mientras “Anderson” estaría coordinando el tráfico de estupefacientes en el barrio El Tapón de la misma localidad, a nombre de la banda El Mesa.

En la ofensiva contra los jefes del crimen organizado en Bello, el comandante de la policía Metropolitana, general Eliécer Camacho Jiménez, destacó la detención de alias Tigo, quien habría ordenado por lo menos cinco homicidios de los bandos contrarios en esta población del Norte del Valle de Aburrá.

Por solicitud del fiscal del caso, también fue afectado con medida de aseguramiento intramural, Didier Urrego Luján, alias El Indio, presunto integrante de organización Los Pachelly, capturado con un revólver. Deberá responder por porte ilegal de armas.

Le puede interesar: Por matar a un joven con el pico de una botella, lo condenaron a 18 años de cárcel

A los cuatro primeros procesados la Fiscalía les imputó cargos por tráfico de estupefacientes, porte ilegal de armas y destinación ilícita de inmuebles, pero continúa la investigación para determinar su posible responsabilidad en homicidios, extorsiones y otros delitos.