Las autoridades anunciaron la captura de los presuntos responsables del secuestro y asesinato de un comerciante.
Las autoridades anunciaron la captura de los presuntos responsables del secuestro y asesinato de un comerciante.
Cortesía: Gobernación de Antioquia.
2 Jun 2021 05:22 AM

Cinco miembros de una familia habrían secuestrado y asesinado a comerciante en Urabá

Johanna
Ramírez Gil
@johannarami
Los captores exigieron inicialmente 800 millones de pesos

En Medellín, Carepa, Apartadó y Barranquilla fueron capturados cinco integrantes de una familia, entre ellos, esposo, hija, hijo y nuera, sindicados del secuestro del comerciante Juan Guillermo Noreña, y su posterior asesinato en cautiverio en el Urabá antioqueño.

Más información: Campamento, Antioquia, declaró la calamidad pública por talud que dejó un muerto

El comandante de la Región 6 de la Policía, general Gustavo Franco,  explicó que el cuerpo del comerciante, de 52 años, fue hallado en una zona rural entre Carepa y Apartado el 8 de abril. Una semana antes, los captores aprovecharon que la víctima estaba vendiendo un terreno para secuestrarlo.

“Aquí se aplicó la técnica investigativa de alta calidad que nos permitió aportar los elementos materiales probatorios llevados por la Fiscalía hasta un juez de la república para que emitiera las ordenes de captura. Son personas integrantes de una familia: esposo, la hija, el hijo y la nuera (...). A medida que avanzan las investigaciones se descubrirán otros elementos que ahora son reservados y nos permitirán conocer el contexto en el que perdió la vida este ciudadano”, indicó.

Lea además: Le hurtó la moto a un comerciante, le exigió dinero y le dieron más de once años de cárcel en Medellín

El comandante de la Séptima División, general Juvenal Díaz, afirmó que  “este es un trabajo realizado primordialmente por nuestra Policía, en el marco de una operación que se desarrolla de forma coordinada en Urabá y en límites con Panamá y Nudo de Paramillo, que se denomina operación Agamenón contra el Clan del Golfo. Apoyamos con personal de inteligencia y del Gaula militar”.

Los secuestradores redujeron la exigencia económica a los familiares de 800 a 200 millones de pesos y, por último, a 30 millones, por una liberación que nunca se dio. Los procesados deberán responder por los delitos de secuestro extorsivo agravado, concierto para delinquir, porte ilegal de armas de fuego y hurto.