Marchas en Medellín.
Marchas en Medellín.
Cortesía: Guardianes Antioquia.
3 Mayo 2021 03:01 PM

En cinco días de marchas, 43 personas fueron reportadas como desaparecidas en Medellín

Maira
Arbeláez Camaño
@maiarbe
Entre los desaparecidos hay cinco menores de edad.

43 personas fueron reportadas como desaparecidas, durante las cinco jornadas de movilizaciones en Medellín en contra de la reforma tributaria, que también fueron aprovechadas por inescrupulosos para cometer saqueos y disturbios.

Hasta ahora, siete aparecieron sanas y salvas, pero continúa la búsqueda de las otras 36 personas, de quienes aún no se tienen pistas sobre su paradero.

La secretaria saliente de Inclusión Social, Mónica Alejandra Gómez, confirmó que se activó la ruta de búsqueda con información de familiares y organizaciones defensoras de derechos humanos para conocer los detalles de las  desapariciones.

"Activamos la ruta de desaparecidos con las organizaciones de derechos humanos, tenemos a 43 desaparecidos, siete ya aparecieron. Estamos indagando la situación con las autoridades, pues de los otros 36 desaparecidos hay cinco menores de edad", sostuvo. 

Lea también: Así quedaron las restricciones para esta semana en Antioquia

En Medellín, las jornadas de protestas en contra de la reforma tributaria terminaron con enfrentamientos entre civiles y el Esmad. Daños en la infraestructura pública y saqueos a los locales comerciales.

¿Agresiones a los manifestantes?

En un comunicado conjunto, el Proceso Social de  Garantías (PSG), la Corporación Jurídica Libertad y los grupos defensores de Derechos Humanos denunciaron que desde el pasado 28 abril se han cometido 343 agresiones a los manifestantes durante las protestas en Medellín, Bello, Copacabana, Envigado y Sabaneta.

Le puede interesar: El hundimiento de la reforma tributaria demuestra que el pueblo tenía razón: centrales obreras en Antioquia

Las organizaciones sociales señalan que ha habido uso desmedido de la fuerza por parte de uniformados del Esmad, carabineros y motorizados y hacen especial énfasis en supuestas irregularidades cometidas en la estación de policía del sector de Manila en el Barrio El Poblado en la que habrían sido retenidos docenas de manifestantes violando los protocolos y el derecho a la protesta.

Según el texto, a la privación de la libertad se suma la perpetración de torturas en contra de quienes participaban de las manifestaciones o transitaban en sus inmediaciones. Golpizas, amenazas, choques eléctricos fueron propinados por los policiales de manera indiscriminada y brutal, produciendo heridas abiertas y graves contusiones a las víctimas.