Habrá acciones legales contra el dueño del equino.
Foto Cortesía Guardianes de Antioquia
2 Mayo 2019 09:01 PM

Indignación en Bello las precarias condiciones de un caballo en avanzado estado de desnutrición

Guillermo León
Ospina Muñoz
@guillermotulus
Habrá acciones legales contra el dueño del equino.

En condiciones extremas de desnutrición, fue encontrado un caballo en plena vía pública del municipio de Bello, en cercanías de las unidades residenciales de Avellaneda y Molinos del Sol, norte del Valle de Aburrá. 

La aparición de este equino se hizo viral a través de las distintas redes sociales, que colocaron en alerta a las autoridades ambientales de la Policía, las cuales llegaron a acompañados de la inspección municipal a este ese lugar para atender al animal.

La teniente Erika Andrea Ortiz Galeano, comandante de la Jefatura Ambiental y Ecológica de la Policia Metropolitana del Valle de Aburrá, explicó que el dueño de este animal apareció a reclamarlo y su caballo fue incautado en primera medida por dejarlo deambular en plena vía pública.

Añadió la oficial que este caballo que tiene 18 años de edad y para su clase ya se considera geriátrico también presentaba un cuadro de estado de ánimo muy bajo.

Sobre cómo el dueño consiguió este caballo, las autoridades revelaron que la persona les manifestó que hace menos de dos semanas lo compró en ese estado desnutrición, con el objetivo de recuperarlo y luego venderlo como ha hecho  con otros animales.

La teniente Erika Andrea Ortiz Galeano, manifestó que en este momentos el caballo está siendo valorado por veterinarios, para analizar el nivel del maltrato al que el quino vivió, los cuales enviarán los resultados a al Inspección de Bello que a su vez  las compulsará con la Fiscalía para determinar la sanción del dueño del caballo.

Lea también:En un techo, atraparon a presunto sicario menor de edad en Bello.

Cabe recordar que el maltrato animal es un delito que es castigado en Colombia a través de la ley 1774 del 6 de enero  de 2016 y de acuerdo con el nivel de crueldad generado contra a la integridad del animal, las personas que incurra en este comportamiento podría pagar desde cinco a 50 salarios mínimos legales y pagar una pena de prisión de una a tres años.

La primera condena por maltrato animal en el país se generó en Amagá Antioquia, por el robo y maltrato que David Andrés Flórez Acosta hizo con el gato del párroco de ese municipio del suroeste del departamento.

De acuerdo con las investigaciones esta persona que le imputaron los delitos de maltrato animal agravado, con sevicia, y hurto calificado y agravado, después de hurtar los gatos, los torturaba y luego se los comía.