Álvaro Uribe
Álvaro Uribe, exsenador y expresidente de Colombia.
AFP
13 Oct 2020 06:10 AM

Expectativa por llegada de Uribe a su finca en Rionegro, Oriente antioqueño

Johanna
Ramírez Gil
@johannarami
El expresidente vive con su familia desde hace varios años en ese municipio del oriente antioqueño

Álvaro Uribe Vélez llegará  a su finca en Rionegro, Oriente antioqueño, tras recobrar su libertad por una orden de la Juez 30 de Control de Garantías de Bogotá. Este predio ha sido el lugar de residencia del expresidente y su familia durante muchos años. Está ubicado en el sector de Llanogrande, cerca del aeropuerto José María Córdova,  y está rodeado de un importante esquema de seguridad.

Más información: “El diablillo” no pudo escapar de la red de la policía en Medellín, el detenido pertenecía al combo “los Pájaros”

Simpatizantes de Uribe convocaron a un plantón con pitos, trompetas y banderas de Colombia para su recibimiento. Lo mismo ocurrió el sábado, cuando se conoció la decisión de la juez. Varios ciudadanos  se reunieron al frente al Parque de las Luces, centro de Medellín, para celebrar la liberad del dirigente político. Los asistentes llevaron banderas y camisetas de Colombia, así como afiches  con la frase: “¡Gracias a Dios!”, el mismo mensaje que escribió el exsenador en su cuenta de Twitter.

Lea además: Taxista le tiró el carro a un ciclista en Medellín

Hace al menos dos meses, que Uribe Vélez no está en Rionegro, debido a que se encontraba en su finca de El Ubérrimo de Córdoba, cuando la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó su detención domiciliaria. Allí también pasó la cuarentena tras dar positivo para coronavirus.

Primera declaración

Este lunes se conoció la primera declaración pública del expresidente tras recobrar la libertad. Lo hizo a través de medios digitales desde El Ubérrimo. “Ha parecido normal que se sobornen testigos para acusarnos y anormal mi defensa vertical y en el marco de la ley”, señaló. 

El dirigente político agregó que “este conjunto normativo vinculado a la JEP, consagró impunidad total a atrocidades como el secuestro y violación de menores. La verdad se ha convertido en una premeditación para negar o editar los hechos de acuerdo con el interés político”.