Tina Bejarano y su hijo
Tina Bejarano y su hijo
Foto Twitter
18 Oct 2019 07:10 AM

Mujer se reencuentra con su hijo 30 años después de creer que estaba muerto

Yurby
Calderón
@yurby_cr
Gracias a una prueba de ADN, la mujer encontró a su hijo.

Después de realizarse una prueba de ADN, una mujer de California, Estados Unidos,  se enteró de que su hijo, quien creía que había muerto pocos minutos después de su nacimiento, en realidad estaba vivo y tenía 30 años. 

Lea también: Conmoción en Portugal por el nacimiento de un niño sin rostro

Tina Bejarano dijo a los medios locales que había dado a luz a su segundo hijo cuando solo tenía 17 años. En ese momento, dijo que, su madre abusiva le exigió que solo podía tener un hijo y tras el nacimiento de su nuevo retoño, la progenitora de Bejarano le dijo que el bebé había muerto 15 minutos después de haber dado a luz. 

El esposo de Tina, Eric Gardere, también aclaró que el tras el nacimiento de su segundo hijo, él y su esposa no pudieron ver al niño. “Todos estos años hemos estado celebrando su cumpleaños y muerte. Fue muy difícil superarlo, y mi esposa entró en depresión por culpa de su madre”.  

El año pasado, la hija mayor de Tina, la convenció para que se hicieran una prueba de ADN y la cargaran a la web y así descubrir si tenían parientes en otros lugares, pero lo que jamás imaginaron, es que alguien muy cercano se comunicaría con ellas. A las pocas semanas, Bejarano recibió un correo electrónico que decía: “Creo que necesitamos hablar, la prueba de ADN dice que estamos relacionados y que además eres mi madre". 

Le puede interesar: Una familia vivió nueve años oculta en un sótano esperando el "fin del mundo"

Tras ponerse en contacto y reencontrarse, Tina descubrió que había tenido a otra niña, que ahora está en proceso de transición para convertirse en hombre. “No me importa. No me importa si está en transición. No me importa si no ha hecho la transición. No me importa, ese es mi hijo”, dijo Bejarano. “Estamos contentos de que esté vivo”, agregó Gardere. 

La niña fue adoptada por una familia amorosa cinco días después del nacimiento y creció en Las Vegas, sin saber cuánto pensaba su madre biológica sobre ella. Ahora vive en Nueva Jersey con su esposa y su bebé.