Minas antipersonal sembradas por los grupos armados en Murindó, Antioquia.
Minas antipersonal sembradas por los grupos armados en Murindó, Antioquia.
Cortesía: Organización Indígena de Antioquia, (OIA).
17 Mar 2021 04:36 PM

Iglesia Católica denuncia que grupos armados siguen sembrando minas en Murindó, Antioquia

Maira
Arbeláez Camaño
@maiarbe
En la zona hay 2.200 indígenas desplazados y unas 20 personas están confinadas y sin alimentos.

Luego de una misión humanitaria y pastoral en Murindó, Antioquia, por parte de las Diócesis de Quibdó y Apartadó, donde hay 2.200 indígenas desplazados, la Iglesia Católica confirmó que el ELN y el Clan del Golfo continúan sembrando minas antipersonal, esta vez cerca de las casas y las escuelas.

Un mes después, identificaron que 20 personas continúan confinadas y sin alimentos, por miedo a caer en campos minados, ser asesinados o reclutados no están realizando sus actividades de pesca, caza ni agrícolas.

El obispo de Quibdó, monseñor Juan Carlos Barreto, aseguró que el ELN amenazó a los líderes indígenas de la zona y el Clan del Golfo a la comunidad en general, tras considerar que son colaboradores del Ejército de Liberación Nacional, pues ambos grupos armados se disputan el control del territorio.

Lea también: En una borrachera, un hombre mató a su hermano en Copacabana, Antioquia

La representante Legal de la Organización Indígena de Antioquia, (OIA), Amelicia Santacruz, destacó que las comunidades Isla y Turriquitadó Llano exigen garantías de seguridad para regresar a sus casas. Recordó que la caída de un niño a un campo minado en febrero pasado, aumentó el temor de los menores a permanecer en el territorio.

Le puede interesar: A la Policía le preocupa el aumento de fleteo en el barrio Cabañas de Bello

Entre tanto, la OIA insistió que una de las grandes preocupaciones es la facilidad de movilidad que tiene el Clan del Golfo y diferentes integrantes de los grupos armados en la zona; a pesar de la presencia de la fuerza pública y de las autoridades competentes.

En un comunicado, la Iglesia Católica y diferentes organizaciones sociales, insistieron en la necesidad de una intervención urgente, por parte del Gobierno Nacional, para evitar más violaciones a los Derechos Humanos de los pueblos indígenas en el departamento.